Páginas vistas en total

viernes, 11 de agosto de 2017

LLEGADA A AMÉRICA

El día en que los Beatles 

llegaron a conquistar América

 Eran los protagonistas de una revolución hecha con versos, flores y risas… a todo color. Corría el 7 de febrero de 1964 y el invierno empezó a despedirse con la primera advertencia de la primavera. El alcalde de Nueva York era Robert Wagner Jr., Andy Warhol encabezaba el ‘pop art’. No se habían construido las Twins Towers y Woddy Allen no era famoso. Era el arranque en frío de los ‘sixties’, que para Estados Unidos y para todo el mundo tenía el recuerdo crudo del asesinato del presidente John Kennedy, sólo tres meses antes en Dallas. Eran los años del ‘no a la guerra’ por la crisis de Vietnam. Era un mundo distante y distinto que tuvo un punto de inflexión tras la llegada de los Beatles a Nueva York.

John Lennon y Ringo Starr tenían 24 años y eran los mayores de los cuatro ‘melenudos’ de Liverpool. Paul McCartney tenía 22 años. George Harrison con 21 años era el más joven. Fue una travesía desde The Cavern, el club de noctámbulos donde tocaban en Liverpool hasta el Show de Ed Sullivan en Manhattan.
Llegaron con su valija llena de canciones frescas y con un sonido nuevo, que se sumaba feliz a la estridencia de entonces, ya de moda con Elvis Presley y Bill Halley, pero que -¡gran diferencia!- respetaba la lírica y mantenía latentes la rima y la cadencia como puentes entre la generación que se iba y ésta que asomaba al amparo del movimiento pop. El lenguaje de postguerra fue perdiendo espacio y su escenario fue diluyéndose en una suma de emociones y miedos individuales que se fueron por un atajo, ante el inminente e inevitable estallido libertario de un nuevo mundo.
Los Beatles que visitaron NY en 1964 ya eran bastante famosos como que su ‘I want to hold your hand’ grabado en octubre de 1963, fuera el tema de moda en las radioemisoras de Estados Unidos y Europa aunque ya casi partiendo para América recién había salido del horno ‘Can’t buy me love’ que sería el ‘hit’ de temporada en el primer semestre de 1964. Para el mercado estadounidense su primer álbum (Long play) fue ‘Meet the Beatles’ que se conoció el 20 de enero del mismo año.
En el catálogo ya había números 1, como ‘Please Please me’, ‘She loves you’, ‘From me to you’ y su primer trabajo serio: ‘Love me do’ que había sido grabado en diciembre de 1962.
Aquella tarde de ensayos previos al ‘en vivo’ que proponían Ed Sullivan y la CBS conmocionó a NY. Aún hoy, ese es el día de más alto ‘rating’ para algún show de televisión. Se estima que 73 millones de personas estuvieron frente a sus televisores. Esa noche mientras los Beatles actuaban en vivo y en directo para toda la nación, era imposible conseguir un taxi o un bus en Manhattan. Las canciones de aquella velada del 9 de febrero fueron: ‘All my Loving’, ‘Till there was you’, ‘She loves you’, ‘I saw her standing there’ y ‘I Want to hold your hand’.
Los Beatles dejaron las instalaciones de la CBS donde 728 personas -capacidad del estudio- habían quedado hechizadas y se fueron a Washington donde celebraron el primer gran concierto de ellos en vivo en Estados Unidos. Eran parte de un tour que incluía a Baltimore, Maryland y Miami. Luego regresaron a NY e hicieron cuatro apariciones más en los predios de Sullivan y la CBS en los meses subsiguientes. Todo lo de grandioso que tuvo y tiene el pop rock británico volvió a quedar de manifiesto cuando cinco canciones de los Beatles ocuparon las cinco primeras posiciones en el Billboard del 4 de abril.
Con todo y eso sus mejores canciones estaban todavía por venir. Una de ellas: ‘Yesterday’ aparece en el Récord Guinnesscomo el tema musical del que más versiones se conocen… más de 3,000. Otros de sus hits como ‘Help’ y ‘All you need is love’ fueron producidos en los días de alucinación provocadas por las drogas. El mítico ‘Revolver’ -su mejor disco- es parte de aquellas horas de espanto.
Desde su primera inmersión el 7 de febrero de 1964 hasta su disolución en 1970, los Beatles tuvieron una vibra irrompible por New York. Lennon -místico, político, gurú, anarquista- se quedó a vivir en la Gran Manzana cuando se enamoró sin regreso de Yoko Ono -Lady Dragón para sus detractores- y allí frente a su apartamento en Dakota, cerca del Central Park, encontró la manera de morirse en 1980 a manos de un cazador de autógrafos llamado Mark Chapman. Lennon había elegido NY para vivir porque “es una ciudad en la que puedo caminar por la calle y ser yo sin que nadie me conozca”.
Fueron diez años frente al público. De cara al amor y al dolor. Diez años en los que se cambió el mundo y ellos fueron parte vital de esa transición social-cultural-política-morfológica. Así, como sus discos, se quedaron en la memoria colectiva y por eso nadie cree que fuera mejor tener hoy unos Beatles viejitos intentando seguir en la tarima… ¡fue mejor así en todo caso!
Sí, recién corría la primera semana febrero de 1964 cuando vinieron los Beatles. Ese mismo año cuando Cassius Clay noqueó a Sonny Liston y el presidente de Estados Unidos era Lyndon Johnson. El año en que abrieron el ‘Verrazano Bridge’ y Martin Luther King era reconocido con el premio Nobel de la Paz.
La beatlemanía obró el milagro de cambiar a una sociedad de sombreros y paños por jóvenes de jeans, rebeldes y de cabellos largos. El mundo en blanco y negro dejó su lugar al aire fresco, a la luz, al color y la vida… ya nunca más nada volvería a ser lo mismo.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario