Páginas vistas en total

viernes, 28 de agosto de 2015

GEORGE HARRISON MURIO EN LA CASA DE PAUL MC CARTNEY 

 


George Harrison, en diciembre de 1980 , tras el asesinato de John Lennon , creyó que también le iban asesinar irremediablemente. Así que se encerró en su mansión de Friar Park .

Se gastó fortunas en seguridad en toda la enorme casa y jardines adyacentes. Incluso cambiaba de numero de teléfono cada semana e hizo que le diseñaran una serie de alarmas extravagantes. No contento todavía, contrató a sus hermanos Harry y Peter, como responsables de su seguridad.
Sin embargo, el 30 de diciembre de 1999, un loco llamado Michael Abram , de 36 años, se coló en Friar Park y le atacó con un cuchillo de cocina. Las heridas fueron bastante graves, mientras que Olivia, su mujer, gritaba y se sentía impotente. George recibió varias heridas en su pecho e ingresó en un hospital bastante consternado y deprimido.
Un año después, en el 2001, George Harrison creyó que había vencido su pasado cancer de pulmón . El guitarrista había sido un fumador empedernido , de tres cajetillas de tabaco rubio inglés cada día.
Pero en una revisión bimensual  , le detectaron que el cancer se la había traspasado nada menos que al cerebro, con dos tumores. Pocas semanas después, el guitarrista de los Beatles apenas podía andar unos pasos . Era la primavera del año 2001.
Los asistentes  médicos de George creyeron descubrir la tabla de salvación. El doctor Franco Cavalli había tenido bastante éxito a través de una metodología con el cobalto. George, entonces, le compró al millonario inglés Timothy Abegg , un hermoso palecete en Montagnola, con preciosas vistas al lago Lugano. También “milagrosamente” le dieron la residencia suiza, en agosto, tiempo record . George , que la mayoría de las veces, se movía gracias a una silla de ruedas, estaba encantado en su nueva mansión, llamada Collina D´Oro, donde no descuidó su pasión por la música y la jardinería.
Desgraciadamente, el tratamiento del oncólogo doctor Cavalli fracasó . Su hijo Dhani le ayudó , mientras tanto, a que terminara las últimas canciones de lo que sería su album póstumo, “Brainwashed” (“Lavado de cerebro”), un ataque muy agudo al sistema de la sociedad actual. Y, sobre todo, una impactante denuncia a la Iglesia Católica en “P2 Vatican Blues (Last Saturday Night)”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario