Páginas vistas en total

sábado, 15 de agosto de 2015

Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band

 



Cuando The Beatles habían dejado las giras en directo, Lennon ironizó con los hechos:
Envíen cuatro figuras de cera [...] eso satisfará a la gente,
mientras que más tarde McCartney explicaría:
Estábamos cansados de ser los Beatles. Realmente odiábamos ese peinado mop-top inmaduro. Ya no eramos chicos, sino hombres [...] y nos veíamos a nosotros mismos como artistas y no como unos simples cantantes.
A principios de febrero de 1967, a McCartney se le ocurriría la idea de grabar un álbum que representará el concierto de una banda ficticia, Este álter ego de The Beatles les daría la libertad para experimentar con su música hasta el límite.
McCartney también diría que:
Pensé, dejemos de ser nosotros. Creemos un álter ego [...] no íbamos a ser nosotros haciendo toda esa música, no íbamos a ser The Beatles, sería otra banda completamente diferente, así que fuimos capaces de perder nuestras identidades en esto.
George Martin también opinaría sobre la banda ficticia:
El Sargento Pepper no apareció hasta que estábamos en mitad de la grabación del álbum.
Era una solo canción de Paul, nada del otro mundo [...] pero cuando la terminamos, Paul dijo, '¿Por qué no hacemos el álbum como si la Banda Pepper realmente existiera, y como si el Sargento Pepper estuviera haciendo el álbum?'.
Me encantó la idea, desde ese momento el Pepper tuvo vida propia.
Estéticamente, los cuatro Beatles también cambiaron de manera radical, adentrándose en el papel de la banda de Sgt. Pepper's. Se habían dejado crecer las patillas y el bigote, y sus peinados cambiaron, lo cual influyó ciertamente en la cultura hippie. Los clásicos trajes que usaban, fueron reemplazados por psicodélicos uniformes militares inspirados en la época eduardiana. Según McCartney la banda fue nombrada así para «alterar nuestras identidades, liberarnos y divertirnos». Además, el nombre de Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band está ligado a la tendencia estadounidense de ponerles «nombres largos» a sus grupos, como Quicksilver Messenger Service o Big Brother and the Holding Company. Por lo que en base a la idea de McCartney de Sgt. Pepper's, The Beatles decidieron darle a su álter ego un «nombre largo».

Las sesiones de Sgt. Pepper's comenzaron a finales de noviembre de 1966 con una serie de canciones que formarían un álbum temáticamente unido por las infancias de los cuatro Beatles, concepto ideado por Lennon. El resultado inicial de estas grabaciones se convertirían en «Strawberry Fields Forever», «When I'm Sixty-Four» y «Penny Lane». Una pieza grabada entre las tomas de «Penny Lane», es «Carnival of Light». Se trata de un collage sonoro vanguardista de catorce minutos de duración aproximados, lleno de samples e instrumentos distorsionados. No obstante, «Strawberry Fields Forever» y «Penny Lane» serían lanzadas como un sencillo doble lado A en febrero de 1967, debido a que EMI estaba presionando a Martin para lanzar material nuevo. Una vez que el sencillo fue lanzado, el concepto que estaba siendo trabajado se abandonó en favor de la idea de Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band de McCartney, y siguiendo la práctica usual del grupo, el sencillo no fue incluido en el LP (decisión de la cual Martin posteriormente se lamentaría).
La primera canción del álbum en ser grabada fue «When I'm Sixty-Four», un viejo tema de los tiempos del Cavern, el 16 de diciembre, aunque en un momento se tenía la intención de lanzarla como lado B de «Strawberry Fields Forever». El grupo no grabaría ninguna canción del álbum, hasta el 19 de enero de 1967, momento en el que se comenzó a grabar «A Day in the Life». La canción que le da el nombre al álbum, comenzó a ser grabada el 1 de febrero, terminándola ese mismo día. El 3 de febrero, el grupo volvió a trabajar en «A Day in the Life», en una sesión con duración similar a la del día anterior. Tanto McCartney como Starr regrabarían sus instrumentos, destacando que el desempeño en la batería de Starr en esta grabación sería posteriormente muy reconocido.
Convencimos a Ringo para que tocara tom-toms [en «A Day in the Life»]. Es sensacional. A él normalmente no le gustaba tocar como baterista guía, por decirlo así, pero lo preparamos para que lo hiciera. Luego le dijimos 'Vamos, eres asombroso, esto sonará realmente bien', y en efecto, lo fue.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario